La despedida de Waters en River

Sesenta mil personas asistieron al cierre de la maratónica serie de conciertos del ex Pink Floyd
Gabriel Plaza
(0)
22 de marzo de 2012  

Estaba todo preparado para que el gran final de la maratónica y alucinante serie de nueve conciertos en Buenos Aires tuviera un cierre con un estadio River cubierto de bote a bote. El marco perfecto para cerrar la estadía de Roger Waters en suelo argentino, como parte del tramo mas exigente de su gira The Wall por América del Sur, que continuará en Brasil. Fue el cierre grandilocuente de un fenómeno que reunió en su último show a distintas generaciones que querían contemplar en directo la ópera rock mas grande del planeta y que sumó en nuestro país un capítulo para la leyenda: nueve estadios River llenos, a razón de 400 mil personas en total.

Por curiosidad o fanatismo, la gente lo vive como un momento histórico. En la previa no para de sacarse fotos con el fondo de esa pared monstruosa de 70 metros, que forma parte de una puesta de 15 millones de dólares. Los seguidores de toda la vida hasta se graban con sus celulares la musicalización previa del show con mucho soul, viejos blues y la canción de Lennon "Imagine". Todo sirve para decir en algún momento, cuando todo esto haya pasado: "Estuve allí".

Entre el público se reparten las tétricas máscaras de aquella magistral escena de la película The Wall cuando los chicos caían en masa hacia la picadora de carne. El souvenir, que todos se colocan en la nuca, funcionará para meter al público como gran extra de la filmación que se está haciendo para un DVD de este último concierto. River, entonces, se transforma en el gran escenario para esta teatral y psicodélica puesta musical. Cuando se apagan las luces y estallan los primeros fuegos puños y brazos en señal de victoria. Son las 9.15 y comienza el gran viaje alucinante y estremecedor por esas 26 canciones que componen The Wall.

El estadio tiembla. La ópera rock se pone en movimiento. "Hola Buenos Aires", dice Waters en un castellano rudimentario. Un rugido lo envuelve. "Quiero dedicar este concierto a las Madres de Plaza de Mayo y a Ernesto Sabato por su lucha por descubrir la verdad sobre el Terrorismo de Estado. «¡Nunca más!»" El simbólico mensaje antibélico de la ópera rock transita, también, por el fondo de las miserias humanas. Waters invita a sumergirse en ese limbo extraño del ser humano moderno confortablemente adormecido; aturdido por el mensaje televisado; el consumo; el poder y los mandatos sociales; sin correrse de la situación de un show preparado para impactar con sus trucos visuales, muñecos gigantes y efectos pirotécnicos. Como en el disco, el show en vivo logra algunos de esos momentos de perturbación emocional y viajes psicodélicos al oscuro territorio del alma humana.

Waters interpreta a la víctima y al victimario. Encarna la locura de ese hombre alienado que busca tirar abajo la pared en "Comfortably Numb"; al dictador fachista que hace bailar a todo el público a su ritmo, como un ejército de seres adormecidos en "In the flesh"; y al gran titiritero de los artormentados personajes en "The Trial".

De solo verlo, "El muro" de dimensiones espectaculares estremece y es apenas una metáfora del encierro en que vive su personaje y la sociedad que lo rodea. Por eso, el leitmotiv "Another Brick in the Wall" se dispara insistentemente como un mantra a lo largo del show, oscilando entre los momentos más liberadores y oscuros. El peso de la propia obra, su lamentable actualidad y sus canciones te puede aplastar; o despertarte de una buena vez. Y en un momento hasta deja de importar la coherencia política de su orador. El muro esta allí y solo vos podés tirar el último ladrillo de la pared.

Más que música

  • Política

    En su extensa estadía en Buenos Aires, Waters tuvo una agenda completa más allá de los nueve conciertos en River. Fiel a su estilo políticamente correcto, se reunió primero con la presidenta Cristina Kirchner y, una semana después, con el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri.
  • Filmación benéfica

    El domingo 11 el músico registró imágenes para un clip en la Villa 31 de Retiro (foto). Allí filmó, junto al folklorista Vitillo Abalos y un grupo de niños, imágenes para el tema "The Child Will Fly", a beneficio de los programas de atención a la infancia de la Fundación Alas.
  • Cena, baile, show

    Como si el descanso no figurara en su dieta, en dos de las pocas noches libres que le dejó su ciclo récord de conciertos, Waters asistió al show de su hijo Harry y a la fiesta "oficial" de The Wall, que encabezó el DJ Luciano. Además, esta semana el músico también se hizo tiempo para un encuentro/cena con personalidades locales, organizado por Antonio de la Rúa, representante local de la ONG Alas.
  • Al Colón

    El lunes último, a las 15, fue a conocer el Teatro Colón. Allí se reunió con Macri, Hernán Lombardi y Pedro Pablo García Caffi y prometió volver con su ópera Ça Ira, en marzo de 2013.
  • EL PODIO LOCAL

  • Roger Waters

    2012

    En su tercera visita a la Argentina, el inglés causó un furor inédito a su alrededor: 400.000 personas compraron tickets para nueve shows en River. Récord total.
  • Soda Stereo

    2007

    El esperado regreso de Soda Stereo a los escenarios superó todas las expectativas y el trío se despachó con seis shows en River, para 360.000 fans.
  • The Rolling Stones

    1995 - 1998

    Tanto en la primera como en la segunda visita al país, los Stones realizaron cinco conciertos en River, convocando en cada serie de shows a cerca de 320.000 personas.
  • LA HISTORIA, EN DOS LIBROS

    Sergio Marchi volcó conocimiento y experiencia en Roger Waters-Paredes y puentes: el cerebro de Pink Floyd (editado por Planeta), en el que recorre la vida del líder de Pink Floyd y llega hasta los umbrales de su visita a Buenos Aires. Documentada y ágil, una manera excelente de seguir disfrutando de esta pasión por la banda y el álbum: la wallmanía.

    Pink Floyd-Derribando muros, en tanto, es el título del libro de Sebastián Duarte (editado por Distal) y que está centrado más en la historia del grupo que en la de su líder, y con gran cantidad de fotografías.

    VOLVERÁ EN 2013 Y CANTARÁ EN EL COLÓN

    Roger Waters ya se fue, pero volverá en menos de un año... El lunes pasado, cerca de las 15, el músico llegó junto a su comitiva al Colón y fue recibido por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri; el ministro de Cultura de la ciudad, Hernán Lombardi, y el director general del Teatro Colón, Pedro Pablo García Caffi, con el motivo de programar en qué momento volvería al país para presentar su ópera Ça Ira, como se había insinuado el año pasado, luego de un encuentro informal entre Lombardi y Waters en Nueva York. "Waters quedó encantado con el Teatro y con sus posibilidades técnicas –aseguraron desde las oficinas del ministro–. Se le ofrecieron tres fechas y eligió los primeros días de marzo de 2013. Si bien queda definir algunas cuestiones, se podría decir que es un hecho una nueva visita de Waters el año próximo."

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.