La fiesta de los Decadentes

Gabriel Plaza
(0)
29 de abril de 2004  

"Sigue tu camino", presentación del nuevo disco de Los Auténticos Decadentes. El sábado 24, en el estadio de Obras Sanitarias.

Nuestra opinión: bueno

Los Auténticos Decadentes mantienen ese espíritu anárquico y cumbiantero con el que aparecieron a fines de los ochenta. Desde aquel principio del camino a este presente fueron acumulando un cancionero que se metió en el inconsciente colectivo popular. Es difícil imaginar una fiesta de cumpleaños o de casamiento sin un popurrí final con los temas de LAD. Su contagiosa alegría y su eclecticismo los llevó a reunir distintos géneros y gustos populares, sin prejuicio y con la actitud de una banda de rock. Hoy es natural escuchar a muchas bandas integrar la cumbia, el folklore o hasta el bolero en sus repertorios. Y Los Decadentes tienen mucho que ver con esa mentalidad más abierta dentro del mundillo rockero.

El público que asistió a la presentación del último disco de Los Decadentes, llamado "Sigue tu camino", se identifica con esos personajes queribles que describen sus canciones y con los sonidos mestizos que retratan una identidad diversa.

La gente canta y baila con el himno "tramposo" de "Somos los piratas", o con temas enteramente pachangueros como "Pochi peluca" o "El gran señor". La platea baja de Obras se transforma en una gran pista de baile, donde el público de todas las edades, auténticamente familiar como en una gran kermés de barrio, se deja llevar por el delirio que provocan hits como "Corazón", "Diosa", "No puedo", "Vení Raquel", "El murguero" y "Gente que no", entre los ritmos de sikuris con la guitarra de Gamexane (integrante de Todos Tus Muertos), como invitado.

A la vez el grupo encarna como pocos ese sonido mestizo en el que conviven estilos que en otra agrupación parecerían irreconciliables. Por eso, no suena raro que a esta fiesta decadente se sume el alma punk de Ciro Pertusi, de Ataque 77, para el tema "Beatle". Por su parte, Los Súper Ratones aportan sus voces en distintos tramos del concierto para las canciones con aires beatles que aporta la pluma de Jorge Serrano, y que en el último material muestra una búsqueda más existencial y madura. El grupo hasta se da el gusto de armar un set acústico, y bajan los decibeles para hacer "El río", una suerte de polca misionera que en el disco contó con la participación de El Chaqueño Palavecino. Dentro de ese tramo del show, el grupo también desgrana la popular "Loco (tu forma de ser)" y la exquisita "El pájaro vio el cielo y se voló".

Con "Cucho" Parisi, como maestro de ceremonias de un club barrial, la banda se acomoda nuevamente a su rol festivo para pasar al carnaval "decadente". El grupo suena entonces como una big band de cumbia, una orquesta de pueblo que tiene la divertida precariedad similar a la de un grupo de amigos que hacen música en los asados. La gente se pone a cuartetear en todos los sectores del estadio apenas suenan los primeros acordes de "La guitarra". El popular tema marca el idilio con una banda cuyo rasgo distintivo es la auténtica pasión popular que despierta. La misma que se genera en las canchas de fútbol cuando se cantan sus temas. El mejor premio que puede ostentar la banda en todos estos años.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.