Opinión. La fuerza arrolladora del espíritu