La grandilocuencia de Bruckner, por la Estable