La impronta del Cuchi

René Vargas Vera
(0)
27 de agosto de 2001  

Ayer se cerró, en el Centro Cultural Borges, el homenaje al Cuchi Leguizamón. Lo impulsó, desde su dirección artística, Tatiana Kotzarew; lo organizó la talentosa pianista y compositora Lilian Saba; lo respaldó (incluso oficiando de presentador del ciclo de los domingos) la figura señera del pianista y compositor Manolo Juárez.

Hubo un lema tácito, no proclamado, como eco de su zamba más famosa: "Dónde iremos a parar/si se apaga Balderrama". El canto, la luz del arte. Porque parece que apenas la música y la poesía, con mayúsculas, nos están salvando -como una resistencia- de la tiniebla cultural, del naufragio en el que vemos precipitarse el país.

Músicos, sobre todo pianistas y cantantes -como muy bien lo diseñó Lilian Saba-, fueron sus protagonistas. Y si bien no se llegó a exhumar el riquísimo y más conocido repertorio de Leguizamón -en buena parte rescatado otrora por el estupendo Dúo Salteño- sí se pudieron repasar algunas obras emblemáticas del patrimonio cancionístico del portentoso creador.

* * *

La figura del Cuchi Leguizamón crece y se agiganta con el paso del tiempo en su dimensión universal. El músico poeta dejó, como pocos, vívidos y trascendentes testimonios del hombre y la naturaleza. Pintó su aldea desde el amor y el humor.

El hombre está "a orillitas del canal" en esos mismos dueños del boliche Balderrama; está en el panadero don Juan Riera "que a los pobres les dejaba/de noche la puerta abierta"; en Maturana "chileno de nacimiento"; el Fiero Arias; el minero Marcelino Ríos; Juanito Laguna de la Navidad; Pedro islero; la Niña Yolanda de la Zamba de Lozano; Eulogia Tapia en La Poma; Santa Leoncia de Farfan, cantora de Yala; la Viuda del Rubio Soria; las Lavanderas de Río Chico; Rosa Mamaní de "Amores de vendimia"; en las zambas del guitarrero y de Don Balta(zar); en la moza y la zamba (si llegan a ser tucumanas, "ahogate en agua bendita/que ya ni el diablo te salva"); en la pobrecita de la Inecita, la solterona que "tiende ancho y duerme solita".

* * *

El Cuchi hunde su ingenio en el "Carnavalito del duende" y su mirada en la "Canción del caballo sin jinete"; en el zorrito Juan del Monte; en el sapo de la chacarera "El rococo"; en la gata de la zamba. Dionisíaco, pergeña la "Canción de cuna para el vino"; iconoclasta, le canta "Coplas de Tata Dios"; filósofo, la "Canción del que no hace nada" y "De estar estando". Por fin su amor a la tierra pervive en "La arenosa" (la tierra cafayateña). Y es más vigente que nunca en las chacareras "Del expediente" y "De la patria financiera".

Leguizamón siempre regresa para salvarnos y asombrarnos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?