La orquesta brilló y el pianista defraudó