La Posta tiene un nuevo disco, "Esfera"

El trío lo presentará en vivo esta noche
(0)
25 de mayo de 2001  

Salen de nuevo a la palestra con no pocos desafíos. Guillo Espel, Pablo Aguirre y Luis Rocco, es decir: el trío La Posta, nos acercan un disco insólito, donde caben desde "El humahuaqueño", de Zaldívar, y "La Nochera", de Dávalos-Cabeza, hasta "Preludio N° 5", de Heitor Villa-Lobos y "The night before", de Lennon-McCartney.

"Esfera", tal el título, será presentado hoy y todos los viernes de junio a las 20, en el Espacio Artístico Colette, del Paseo La Plaza, Corrientes 1660. El registro incluye la participación del ex integrante de La Posta, el flautista Jorge Alabarces, en quena, y del conocido locutor y animador Hugo Guerrero Marthineitz.

La Posta salió a la luz al despuntar los 90, con el disco que llevó su nombre y editó Melopea. Dos años después la misma editora publicó "Tengo un sueño", así como en 1993 dio a conocer "De homenajes y leyendas", que recibió el premio al Mejor Grupo Folklórico de América Latina y el Caribe, otorgado en París por el Consejo Internacional de Música de la Unesco.

"La Unesco -explica Espel- tiene su comisión específica dedicada a la música popular. A raíz de sus relevamientos ganamos el premio, sin haber conocido a nadie."

En cuatro oportunidades -1993, 1994, 1995 y 2000- La Posta actuó en el Teatro Colón. La primera vez invitada por el prestigioso musicólogo Juan Pedro Franze, que regresó ex profeso de Europa para presentarlos, intuyendo que la música del trío combinaba de maravillas lo camarístico con lo popular.

La Posta, que viene cumpliendo algunas giras europeas, estuvo este año en el Festival Internacional del Folklore en El Durazno (Uruguay).

"Es un festival importantísimo -cuenta Pablo Aguirre-; se reúnen unas 25.000 personas por noche. Lo nuestro era un desafío, pero la recepción fue magnífica; tanto que estamos invitados para 2002. "Aquí -tercia Espel- no nos invitaron a ningún festival de folklore. Por esto renunciamos a presentarnos en televisión porque, además de que las tres veces que fuimos tocamos gratis, no existe espacio para nuestro estilo. Por otro lado, estamos muy satisfechos de una producción como ésta, con las características de esta grabación."

Ecléctico pero homogéneo

Espel, Aguirre y Rocco explican, cada cual a su turno, el contenido del flamante "Esfera".

-Este sexto disco de nuestra trayectoria muestra un concepto evolutivo, siempre dentro de nuestros códigos de composición y arreglos. Todo el disco está trabajado con este sello. Lo hacemos en el preludio de Villa-Lobos, en "Sue Ann", de Jobim; en "The night berore", y conjuga con "El humahuaqueño", de Saldíval; la "Chayita del vidalero", de Navarro; o la "Chacarera de un triste", de los hermanos Simón. Este repertorio es ecléctico, pero está traducido con homogeneidad estilística. Están trabajados desde la melodía y su desarrollo asume las formas académicas. Por eso nos acercamos a la música de cámara.

- ¿Hay improvisación?

-No trabajamos desde allí; sí desde lo melódico. No adoptamos la visión jazzística americana, ni acordes explícitos ni blocks. Pero discernimos los estilos. Jamás haríamos Jobim, Villa-Lobos o Lennon-McCartney "a la folklórica". Esta cualidad nos ha permitido llegar al Colón. Y también, que músicos clásicos se interesen por las elaboraciones de La Posta. Así hay músicos como Elías Gurevich, el grupo de cámara Artis y Paralelo 33, que tocan temas nuestros. Lo lamentable es que no nos contraten en ningún teatro oficial. En tal sentido parece ser que, para una política cultural, hay gente que queda afuera. Alguien lo determinó, no nosotros.

"Lo nuestro podía definirse así -ensaya Espel-: pensamos camarísticamente y tocamos de modo popular. A propósito de "Esfera", es nuestro disco más popular y acústico, sin instrumentos eléctricos."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.