La prolijidad pop de G.I.T. volvió a escena