La realidad es pura elocuencia