La voz de un ángel hizo escala en la luna

La soprano inglesa Sarah Brightman presentó su espectáculo Dreamchaser
Helena Brillembourg
(0)
25 de noviembre de 2013  

Antes de su programado viaje en 2015, a bordo de la nave espacial Soyuz, con la que piensa llegar hasta la Estación Espacial Internacional y vivir en ella durante diez días, Sarah Brightman, la soprano, actriz y bailarina inglesa, pionera del crossover lírico, aterrizó en el Luna Park para ofrecer dos recitales en el marco de su tour Dreamchaser .

Casi como una revelación mística, la artista hizo su aparición en el escenario rodeada de halos de luz y elevada sobre una plataforma para interpretar "Angel", tema promocional del álbum que le da el nombre a la gira. Fue toda una sorpresa para comenzar a disfrutar de su inconfundible voz y su delicada gestualidad, que descubre sus orígenes dentro del teatro musical. Le siguieron "One Day Like This", "Glossoli" y "Eperdu", temas incluidos en su nuevo trabajo, el cual está -según palabras de la artista- enmarcado dentro de la experiencia espacial que espera vivir en el futuro. "Quisimos crear un sonido épico, sobre el universo, explicar las estrellas y todo lo que nos inspira de ese mundo desconocido", explicó en una entrevista previa al comienzo de la gira. Las imágenes en la gigantesca pantalla de fondo embarcaron a Brightman en un viaje sideral por los planetas, la vía láctea y sus estrellas. También la luna tuvo un papel protagónico, no sólo por darle el nombre al estadio, sino a través de los temas "Hijo de la luna" y "La luna", que sirvieron de excusa para que ésta se hiciera presente materialmente en el escenario.

Acompañada de su banda, integrada por cuatro músicos (teclados, batería, guitarras y sintetizador) y por dos bailarinas, que afirmaron con sus bailes y coreografías que el crossover no se da sólo en el canto, sino también en la danza, la artista lució un lujoso vestuario con toques futuristas, llenos de luz y brillo, un marco único para la verdadera protagonista de la noche: la voz de la cantante, famosa por poseer un rango vocal de más de tres octavas.

En dos oportunidades invitó al tenor Erkan Aki para que la acompañara en el escenario. Nacido en Suiza, pero de origen turco, también ha cantado junto a Monserrat Caballé y forma parte de la corriente musical del crossover lírico que tanto popularizó Brightman, a quien sigue en sus giras desde 2009. Sus dos interpretaciones "Canto della terra" y "El fantasma de la Ópera", el tema del musical que consagró a la artista para siempre, se convirtieron en los momentos de mayor emoción, que el público agradeció eufórico y de pie.

En las casi dos horas que duró el show, la segunda parte mostró un tono más íntimo. Volvió a presentar temas de su nuevo disco como "Closer", "Breathe me" y "A Song of India", con imágenes en las que la naturaleza y el mundo cibernético convivieron y se dieron la mano. Se atrevió a cantar en japonés, "Kaze No Toorimichi", tema inspirado -como explicó en una de las pocas ocasiones en las que habló- en los bosques encantados de Japón. También les hizo un guiño a sus temas más conocidos, con la tradicional balada inglesa "Scarborough Fair", que tanto popularizó el dúo Simon and Garfunkel.

Agradeciendo al público de Buenos Aires por su presencia, indicó que era el momento para decir adiós y lo hizo con "Time to Say Goodbye", el tema que interpretó junto a Andrea Bocelli, todo un suceso musical que vendió más de 12 millones de copias.

Con potentes imágenes de misiones espaciales como fondo, parecía también decir adiós a todo su público en la Tierra, para emprender su viaje al espacio, considerada la última de las fronteras. Pero el público no se conformó y le pidió más y ella cumplió con "Venus and Mars" y "Question of Honour", dos temas que no la apartaron de su misión: la de hacer que el público disfrutara de su talento, uno que no parece de este mundo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.