Astillero, en el Torquato Tasso. "Le ponemos transpiración y carne al tango"