Los aires celebratorios movilizan al Festival Nacional de Folklore

Una "juntada" tucumana inédita, un homenaje al Cuchi Leguizamón, los 30 años de Los Nocheros, los 50 de trayectoria de Los Carabajal y de consagración de Víctor Heredia, marcan a fuego la edición que empezó anteanoche
Gabriel Plaza
(0)
23 de enero de 2017  

Cosquín puede dar sorpresas. Dentro de la programación de esta noche se presenta el proyecto artístico "Tucumanos", una selección contemporánea de la música de esa provincia, que integran Lucho Hoyos, Claudio Sosa, Topo Encinar y Juan Quintero. Los cuatro son artistas, referentes de su generación y su provincia a nivel nacional. Los cuatro tienen una historia de peso y están ligados con historias, amigos y referencias que trazan un mapa en común de la música folklórica argentina: Mercedes Sosa, los Hermanos Núñez, el Chivo Valladares, el Pato Gentillini y Juan Falú.

Su paso por el festival será trascendente en más de un sentido. Es la primera vez que estos "fabulosos cuatro" tocarán juntos. El proyecto Tucumanos será una de las perlas folklóricas de la programación del festival de Cosquín, que se transmite en vivo por la TV Pública, y que brindará la posibilidad de escuchar en un escenario de proyección nacional un repertorio que marca la fuerte identidad, herencia y presente de esa región.

Cada uno hizo un recorrido distinto. Claudio Sosa es uno de los mejores intérpretes del folklore actual, sin duda uno de los mejores herederos de Mercedes; Lucho Hoyos se transformó en el icónico puente entre la generación de los Hermanos Núñez y en un gran versionador de obras populares; el Topo Encinar emergió con un humor y una personalidad en sus canciones que le dieron una impronta original al repertorio tucumano; y, Juan Quintero, es una de las apariciones más significativas de las últimas décadas.

"Hay mucha alegría en Tucumán por vernos juntos. Nos unen valores musicales en común con distintos caminos. No creo que podamos sintetizar toda la música tucumana porque dejaríamos a mucha gente afuera. Pero sí es una muestra de una música urbana del folklore de Tucumán", apunta Claudio Sosa sobre este seleccionado contemporáneo de la música de aquella provincia del norte argentino.

Juan Quintero, cuyas formaciones a dúo con Luna Monti y en trío con Aca Seca crearon una nueva escuela de grupos, dice: "Es simbólico este encuentro porque somos tres generaciones. Lucho fue el primero que me invitó a tocar profesionalmente y el Topo era mi compañero hippie de la escuela de música. En un aspecto los dos son puntas de un aprendizaje. A Claudio, en cambio, lo conocí después. Tenemos una relación muy linda. Pero creo que lo que tenemos en común es un modo de compartir la música, una tucumanidad."

El proyecto Tucumanos es un homenaje tácito a referencias ineludibles como los Hermanos Núñez, a versiones de grandes canciones de su repertorio y a la obra de cuño personal. "Vamos con mucha tranquilidad a Cosquín. No tenemos la presión de si nos van a aplaudir. Queremos pasarla bien y darle otra pincelada musical a una noche carnavalera", señala Claudio con autoridad.

No hay pretensión de continuidad en la propuesta. Están disfrutando el encuentro. "Hace tiempo que no voy a Cosquín y está bueno volver con algo propio. Se verá qué pasa después con esta juntada. Tiempo al tiempo", asume el Topo Encinar, cuyo grupo de folklore y rock, Mulalma ,dejó una marca en Tafí Viejo en los noventa.

La química, dicen los tres músicos que viven en Buenos Aires, apareció desde el primer encuentro. "Hay una homogeneidad estética entre nosotros cuatro -apunta Encinar-. Eso se puede ver claramente si uno escucha los discos por separado, aunque no suene parecido. Hay una búsqueda que tiene que ver con una cosa esencialmente tucumana."

Cuando le hicieron la propuesta a los cuatro músicos dijeron que sí instantáneamente. No querían dejar pasar la oportunidad. "Encarar proyectos formales de juntada no es lo más típico de los tucumanos -sostiene Encinar-. En el caso de esta movida acepté porque es gente amiga y son artistas que admiro mucho. Los cuatro nos conocemos bastante y agarramos rápido la onda. El otro día en el ensayo tiramos varios materiales y la verdad que suena buenísimo".

"Ojalá este encuentro marque algo", aventura Claudio Sosa, que recuerda cuando iba a ver al músico Lucho Hoyos en su pueblo natal, Monteros, a 50 kilómetros de la capital. Para Juan Quintero, los planetas se alinearon, y simplemente disfruta de la situación. "Voy a Cosquín sabiendo que es una juntada única, corta y sentida. El otro día, en el ensayo fue muy lindo lo que vivimos. Estábamos todos ahí con esa sensación de compartir algo. De repente hay poco hábito de expresar cariño en los tucumanos. Pero la sensación que me quedó es que esta juntada, finalmente, es un acto de amistad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.