Los festivales de rock creados por músicos se ponen de moda