Opinión. Los que pasaron y dejaron su sello personal