Los sábados de Horacio Molina

En mayo repasará 40 años de música
(0)
3 de mayo de 2003  

Hoy, un rato antes de las 21, Horacio Molina volverá a las canciones con su particular estilo, colmado de detalles interpretativos.

Llegará con algunos invitados especiales -Sergio Mihanovich, Walter Ríos, Oscar Alem y Galo García, entre otros- que aparecerán en el transcurso del ciclo programado hasta fin de mes, en la Casona del Teatro. Y el principal apoyo musical estará a cargo de Jorge Giuliano, con quien Molina tiene una "conexión musical extraordinaria", según reconoce el intérprete.

"Inventamos códigos, y muchas veces nos pasamos temas y sus tonalidades por teléfono para luego tocarlos directamente sobre el escenario, como algo que tiene un valor de zapada y una adrenalina muy fuerte."

Como adelanto, el cantante explica que ofrecerá el repaso de más de cuarenta años de carrera... "O de la vida entera -apunta-, porque empecé de chico en reuniones, en el colegio. Yo era el que cantaba."

Y desde entonces fueron tangos y boleros, dos líneas perfectamente unidas en sus espectáculos. "He cantado alguna zamba, como la "del Grillo", o "La nochera", cosas que vienen de la adolescencia y me quedaron registradas en una casilla del alma. Pero no me atrevo a ponerme delante de ese repertorio folklórico profesionalmente. Tengo una autocrítica muy severa en ese sentido. También me habría gustado dedicarme a la lírica, de haber tenido el empuje o a una persona que me guiara por ese camino".

Molina Clásico serán, entonces, las canciones románticas y una mayoría de tangos. Entre tantos temas que interpretó, a lo largo de cuatro décadas, la elección de piezas para armar un espectáculo no es fácil, aunque esta vez lo ayudaron dos de sus producciones discográficas. Habrá, seguramente, algunos títulos que al público siempre le gusta escuchar de su voz, pero también incluirá canciones que registró entre 1983 y 1992 ("Un material de cosas propias, de Mateo y Mihanovich que tenía escondido en un cajón hasta que me decidí a hacer un compacto", asegura) y, sobre todo, parte de la lista tanguera reunida en el compacto "Clásicos II", que editó el último año.

"En 1975 me volqué al tango como camino. Porque hacer de todo te puede transformar en una especie de híbrido. El medio te fuerza a seguir una línea. Además, durante mi infancia Gardel ocupaba un lugar fundamental para mi desarrollo como intérprete de tango. Fue mi maestro, junto a otras influencias, como las de Floreal Ruiz, Angel Vargas y Edmundo Rivero."

Más allá de esos modelos, Molina forjó un estilo propio, que volverá a confirmar con su nuevo ciclo de recitales.

Para agendar

  • Molina Clásico Recital de canciones. La Casona de Teatro. Corrientes 1975. Hoy, a las 20.45. $ 15
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.