Viviana Vigil y Guillermo Galvé. Los sobrevivientes del tango cantado