Recital de casi tres horas. Más humor que peleas