Música para días mejores

Daniel Amiano
(0)
21 de diciembre de 2001  

¿Se puede hablar de música en estos días de angustia? ¿Cómo hablar de otra cosa que no sea este dolor que nos sacude a todos? ¿Quién puede distraerse de estas imágenes imposibles de seguir sin conmoverse? ¿Dónde encontrar la tranquilidad necesaria para imaginar otra cosa que no sea que desaparezca este dolor?

Hace 30 años, John Lennon nos proponía imaginar un mundo sin codicia ni hambre. Es fácil imaginar, cantaba, la hermandad de los hombres: "Imagina a toda la gente compartiendo el mundo". Pero hoy es difícil imaginar, con tanta angustia pisándonos los talones, tantos gases ahogándonos las palabras, tanta gente desorientada que sólo quiere vivir en paz.

Lennon -el pacifista que cantaba en "Happy Xmas (War is over)": "Feliz Navidad/ y feliz Año Nuevo/ esperemos que sea uno bueno/ sin ningún miedo./ La guerra terminó, si así lo quieres/ la guerra terminó ahora mismo"- fue asesinado hace 21 años. Quedaron sus palabras, sus gestos, sus sueños. Quedó, también, la sensación de que hay que pagar un precio demasiado alto por imaginar un mundo mejor.

* * *

Hay un poema que dice: "Hablar para nadie/ puede ser/ una forma inexacta/ de la existencia/ pero también/ una remota posibilidad/ de que alguien/ alguna vez/ escuche".

No, no se puede hablar de música en estos días. No se puede soñar cuando la violencia parece el único lenguaje que se utiliza en las calles. No se pueden derramar melodías o palabras cuando lo que resuena a nuestro alrededor es una pesada sensación de angustia.

¿Cómo correrse de una realidad tan presente? ¿Cuántos nudos hay que hacerle al corazón para impedir que esta conmoción se "distraiga" en otras actividades?

La música es necesaria, imprescindible, como toda expresión artística, para ayudarnos a vivir mejor. Hoy no se puede. La urgencia es otra. La necesidad es otra. Hoy necesitamos ver una salida a tanta pena, a tanto desconcierto, a tanta sensación de imposibilidades.

Hoy no hay música, sino realidad.

Hoy no hay música, sino esperanza.

Hoy no hay música. Ojalá, mañana sí.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.