Ernesto Jodos y Horacio Fumero. Piano, contrabajo y gustos en común