"Quiso ser Gardel, pero perdió las elecciones"

Mauro Apicella
(0)
20 de diciembre de 2001  

En un texto enviado a LA NACION por Ariel Ramírez y Atilio Stampone (presidente y vicepresidente de Sadaic, respectivamente) los directivos responden a las acusaciones formuladas por Antonio Tarragó Ros y King Clave.

El texto dice que el acto electoral para conformar una comisión fiscalizadora fue postergado hasta marzo; que la entidad nunca operó con cuentas en las islas Caimán, sino en el Banco de la Nación Argentina (sucursal Nueva York) y desmiente desvíos de fondos.

Por su parte, durante una charla telefónica, Stampone dio su versión de los últimos hechos. "En cualquier sociedad civil las comisiones fiscalizadoras están integradas por miembros notables, y son elegidos por el directorio. Acá se sospecha que no podemos fiscalizarnos. Ese puede ser un criterio correcto, pero si quien fiscaliza es un grupo que fue minoría en las últimas elecciones, ¿por qué no voy a sospechar que van a poner el palo en la rueda de la gestión de la sociedad? Ese es otro criterio -dice Stampone-. ¿Por qué van a dudar de mí si a mí no me asiste el derecho de dudar del otro?"

-El punto es si resulta ético que el oficialismo sea su propio auditor, que la Lista Naranja (oficialista) se postule en la elecciones. ¿Qué sucedió después de la última asamblea?

-La Lista Naranja fue aprobada por la asamblea para presentarse en las elecciones que definirán la comisión de fiscalización. Pero un día antes de las votaciones la junta electoral, integrada por miembros de tres listas, informó que la Lista Naranja no se podía presentar. Sin embargo, por estatuto no tiene esa atribución. Por eso el acto electoral fue suspendido. En marzo próximo habrá una nueva asamblea que ratificará las listas y, a los 15 días hábiles, el acto eleccionario. La oposición fabricó todo esto porque iba a perder. Por otra parte, en la última asamblea se decidió que para las próximas elecciones de autoridades, dentro de tres años, se elegirían los miembros del directorio, de la junta consultiva, de la mutual y también de la comisión fiscalizadora. Entonces me pregunto: si la Lista Naranja podrá participar en la elección de miembros para la fiscalizadora dentro de tres años, ¿por qué no pudo hacerlo ahora?

-¿Por qué en Sadaic sólo votan los socios activos, que representan sólo un cinco por ciento del total?

-Esto no es un invento de Sadaic. En todas las sociedades del mundo existen diversas categorías. Se puede registrar una obra que deje mucha plata porque es un éxito, pero para pasar a la categoría siguiente hay que tener tres obras grabadas, y para llegar a la de socio activo, con derecho político, se debe tener una trayectoria. Esto sucede en todo el mundo. Italia tiene 30.000 socios, pero en sus asambleas participan dos mil.

-Lo llamativo es que entre mil votantes, algo más de doscientos...

-Están en comisiones. Sí. ¿Le vas a quitar derecho político a gente como Horacio Salgán o Juan Carlos Saravia? Los socios que votan son los habilitados por el estatuto. Y esto siempre fue así. También en la época de Antonio Tarragó Ros y King Clave.

-¿Qué opina de la denuncia por la desaparición de 27 millones?

-Las denuncias son del período entre 1985 y 1990. Esto es un cuerpo colegiado, y lo que se olvida Tarragó Ros es que si hubo defraudación por 27 millones es responsabilidad del directorio. El estuvo doce años; en el directorio, en la mutual, en la revista... Es la primera vez en mi vida que veo a un individuo que se denuncia a sí mismo. Respeto a personas que no concuerden con lo que pienso. Pero no puedo admitir que haya gente que no se haga responsable por lo que hizo mientras estaba en el directorio. Quiso ser Gardel, perdió las elecciones y por eso ahora dice que está todo mal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.