Ramiro Gallo y un tango azulado

El compositor y violinista sigue aportando un color propio a la música ciudadana
Gabriel Plaza
(0)
11 de diciembre de 2009  

"El mejor signo de salud de un género es que salgan nuevas creaciones. Por eso el rol del compositor en el tango me parece muy importante en los tiempos actuales, porque los repertorios que se interpretan todavía están llenos de clásicos", dice Ramiro Gallo, haciendo una lectura del presente tanguero, justo cuando lanza su álbum de composiciones nuevas Azul ciudad, que presentara hoy y mañana en Café Vinilo. El violinista, compositor y arreglador, que pasó por la orquesta El Arranque y armó hace una década su propio quinteto, desarrolló un sonido personal a partir de sus creaciones instrumentales. "Desde hace rato estoy jugado a mi carrera de compositor, sino estaría haciendo arreglos de temas conocidos -cuenta el artista elogiado por el propio Wynton Marsalis-. Cuando me embarqué en esto tuve que relegar un montón de laburo y en algún punto te vas quedando solo. Ya no me llaman para otros proyectos porque saben en que búsqueda estoy sumergido y eso me llena de felicidad, porque me deja libre para hacer lo que quiero."

Con la formación de piano, violín, bandoneón, contrabajo y guitarra eléctrica, el músico santafecino explora en su última producción, Azul ciudad , un estilo compositivo con una raíz más tanguera. "El nuevo disco abre con la serie de los dones, que para mí es la puerta de entrada a un tango bien puro y clásico. Esta es mí búsqueda de los últimos años, meterme adentro del tango y no seguir caminando por la periferia", explica Gallo.

Julián Plaza, Julio de Caro, Horacio Salgán y Alfredo Gobbi inspiraron esa serie de temas, que actúan como disparador para la búsqueda estilística del director del quinteto. "Me identifico con estos cuatro nombres porque como compositores dejaron un sello. Entonces quise recrear esos estilos compositivos y, a partir de ahí, crear mis tangos", dispara Gallo.

En Azul ciudad se refleja el proceso de madurez interna y claridad estilística del violinista, encontrando una síntesis entre la rítmica urbana actual y la intimidad del tango tradicional. "Para mí, la composición fue un proceso que se fue profundizando cuando pude conocer y trabajar con Emilio Balcarce -comenta Gallo-. Con él me di cuenta que no servía escribir tantas notas sino ver cómo decirlas y qué hacer con eso. Me interesa estudiar el género y si digo que hago tango tengo que hacer tango. Incorporar otras cosas es divertido pero si eso lleva a todo un proceso demasiado mental no sirve. Hay que hacer lo que te sale de adentro."

Para agendar

Azul ciudad, presentación del disco de Ramiro Gallo Quinteto. Músicos: Adrián Enriquez (piano), Lucía Ramírez (bandonéon), Marcos Ruffo (contrabajo) y Martín Vázquez (guitarra eléctrica).

Café Vinilo, Gorriti 3780. Hoy y mañana, a las 21. Entrada: $ 25

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.