Rodolfo Mederos: el regreso a la típica