Serrat agota en el Gran Rex