Clásica. Shakespeare, el gran inspirador musical