Clásica. Shakespeare y la música instrumental