Sin contrato, pero con 28 millones

(0)
25 de enero de 2002  

La compañía discográfica EMI decidió cancelar el contrato de Mariah Carey. La cantante no se quejó demasiado, ya que el sello aceptó pagarle 28 millones de dólares, que se suman a los 21 que había recibido el año último por "Gllitter", su primer disco para ese sello. La "amigable" desvinculación se habría debido a que EMI no quedó satisfecha con las escasas ventas del compacto.

Mariah Carey anteriormente había grabado para el sello Sony. Estaba casada con Tommy Mottola, presidente de esa gigantesca compañía. El la había descubierto artísticamente a los 18 años, cuando era una camarera.

Luego de la separación y el cambio de sello, las cosas no anduvieron bien para ella. El año último debió retrasarse la edición de "Glitter" porque sufrió un ataque de stress. Su disco debut para el nuevo sello se lanzó, finalmente, el 11 de septiembre, una fecha que tampoco auguraba nada bueno.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.