Spiller, en una noche especial