The Wall: ¿La pared sigue siendo la misma?