Música. Tres décadas de causas nobles y una canción