Clásica. Un cierre de lujo para el Mozarteum