Un quinteto sueco sin ese histórico frío