Ramiro Flores. Un saxo que creía ser trombón