Festival de jazz. Un Thelonious con sonido local