Una historia musical de quince años

Los Cuatro Vientos reponen una obra
Gabriel Plaza
(0)
10 de mayo de 2003  

Los Cuatro Vientos encontraron una fórmula ingeniosa que les permitió durante 15 años transformar la música en un juego teatral. "Simplemente nos dejamos llevar por la corriente y estamos abiertos a todas las músicas y a fluir con otras disciplinas. Por suerte, Los Cuatro Vientos no tienen un techo artístico", revela el secreto del grupo, Jorge Polanuer, uno de sus fundadores.

Sumergidos en una intensa labor la agrupacion de cuatro saxos, se reparte entre sus clases particulares, sus actuaciones con el grupo Opus 4, (todos los martes de este mes en el teatro Maipo), y el comienzo de una nueva temporada con el espectáculo "Soplando una historia a los cuatro vientos", a partir de hoy, a las 17, en el Auditorium San Isidro, Av. Libertador 16.138.

El reestreno de esta pieza musical de humor teatral, que fue vista por más de 100 mil personas de todas las edades, durante cuatro temporadas consecutivas, inauguró el personal estilo de este cuarteto instrumental que se nutrió de otras disciplinas como el clown y la danza. "Este fue el primer espectáculo que hicimos nosotros, cuando nos juntamos por primera vez y surgió como una forma de llevar la música a los colegios, pero con otro lenguaje, porque cuando íbamos con alguna banda municipal veíamos que los chicos se terminaban aburriendo", cuenta Polanuer, a cargo del saxo tenor y la flauta traversa.

En ese origen, la agrupación instrumental comenzó a encontrar una fórmula que los llevó a crear varios espectáculos, grabar discos, participar de prestigiosos festivales internacionales y compartir experiencias con Les Luthiers o Andrés Calamaro. "Buscando una forma de seducir a los chicos para que no se aburran comenzamos a jugar con la música, hacer determinados movimientos en coordinación con los sonidos y sin querer nos dimos cuenta de que cada uno tenía guardado la vocación por el humor y el baile. Así fueron apareciendo las cosas que terminamos volcando unos años después con Toti Glusman para darle a todo eso una puesta mas teatral".

"Soplando una historia a los cuatro vientos", se transformó en una de las obras más populares del grupo, donde cuentan con una puesta más teatral: un relato "soplado" que va desde el hombre de las cavernas a la estrella de rock and roll, con escenas musicalizadas con jazz, tango, pasadoble , blues, folklore o música barroca, interpretada por el cuarteto que conforman Jorge Polanuer (Dada), Diego Maurizi (Narzizo) en saxo alto, clarinete, Julio Martínez (Justo) en saxo barítono, Nicolás Santamarina (Tonete), en saxo soprano, y José "Toti" Glusman, en puesta en escena y dirección general.

"La obra mantiene la frescura de hace doce años y hay varios aportes nuevos. Quedaron algunos clásicos como Mozart, pero a eso sumamos otros temas, una puesta renovada y aportamos otras cosas por todo el bagaje aprendido con gente como Hochman, Gallardou o Daniel Casablanca, sostiene Polanuer, arreglador y compositor de la música. Además, es una obra que nos divierte mucho y ha dejado como un legado".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.