Homenajes al Quinteto Real y al bandoneonista Eduardo Rovira. Una vuelta de tuerca al tango, en los sesenta