Voces que estuvieron desde la primera hora

Hablan los cofundadores del conjunto
(0)
10 de diciembre de 2001  

Es imposible que, aunque alguien se los proponga, los más viejos del coro (los cofundadores) hablen pestes de su director, López Puccio. Ni siquiera en el recreo, sentados en un escondite este cronista pudo lograrlo, pese a la insistencia...

Es que ni María del Carmen Aguilar, ni Pedro Esparza, ni Eduardo Boero -a los que se suma voluntariamente Ada Palaci, integrante desde hace diecisiete años- pueden olvidar aquella gesta cordial, aquella quijotada de amigos emprendida por los tres en aquel 1981, al formar el Estudio Coral de Buenos Aires junto a su líder, Carlos López Puccio.

María del Carmen es, desde aquel año, la asistente de López Puccio. Fue una de las integrantes de la anterior formación de López Puccio, el entonces desafiante 9 de Cámara.

Aguilar : -En un momento charlamos con Carlos sobre armar nuevo coro. El nombre que le daríamos tendría que ver con el propósito de profundizar en los repertorios, estudiando a fondo el contexto histórico de las obras, analizarlas en profundidad, entender cómo estaban creadas.

Boero : -Entré en el 9 de Cámara el último año. Habíamos terminado con 18 coreutas y el Estudio empezó con 24. La diferencia del Estudio, respecto del 9 de Cámara era que cambiábamos los horarios de ensayo nocturno por los diurnos.

Esparza : -Es que los músicos suelen trabajar de noche. De todos modos, sabíamos que encarábamos la nueva etapa como amateurs en términos económicos, una condición que seguimos manteniendo a lo largo de estos años, porque no contamos ni con mecenas ni con auspicios.

Aguilar : -En resumen, las características eran tres: la cantidad de coreutas, el horario de ensayos y el significado del nombre: Estudio.

Boero : -Por eso, entre otras cosas, cuando se decidía reemplazar a alguien se buscaban voces con idéntico timbre y características vocales.

Esparza : -No buscábamos gente por medios masivos, sino entre cantantes conocidos que incluso debían consustanciarse con la idea original. Siempre se ingresó así al Estudio.

Aguilar : -El placer de cantar estas obras es lo más importante. Placer de hacer obras relativamente fáciles del Renacimiento (por ejemplo) y ampliar el repertorio que circula entre los coros.

Esparza : -Si hubo obras difíciles que no nos gustaban lo debatíamos. Hoy también lo hacemos. La consigna es cantar obras que nos gustan. No solamente riesgosas o exquisitas.

Aguilar : -Por cierto que nos dimos (y nos damos) el gusto de cantar Victoria, Flecha, Guerrero, Brahms, alternando con partituras contemporáneas. Esto es lo divertido del Estudio Coral. Muchas veces escuchamos grabaciones y si nos interesan las abordamos.

Boero : -En todo hay una evolución, desde Victoria a Britten. Cuanto más formado está el coro puede encarar obras más complejas. No es que se quiera hacer siempre lo más difícil. En el repertorio contemporáneo también hay obras sencillas, como algunas de Gorecki o de Arvo Part.

Esparza : -Siempre se lee por primera vez en los ensayos. Salvo si hay pasajes intrincados, uno los estudia previamente. La lectura (ya que podemos hacerlo fácilmente) es la parte tediosa, pero pasa rápido. Enseguida nos entregamos a disfrutar desentrañando su sentido profundo.

Aguilar : -Cuando Carlos está de viaje con Les Luthiers, yo preparo algunas obras nuevas.

Cuando llega su turno, interviene Ada Palaci, que parece ganar en entusiasta alegría a sus pares más veteranos. Ella se autodenomina "adalid de la ley de mecenazgo", que acaba de ser aprobada por el Senado. Es la que se ocupa de hablar de su director.

"Carlos sabe enriquecer una obra, hasta aparentemente la más sencilla, y dotarla de múltiples matices. También desentrañar las más complicadas, que parecen difíciles de abordar. En cuanto al mecenazgo que merecemos, esperamos contar algún día con algún subsidio por la preparación de los coreutas, su altísima calidad y nivel de sus conciertos. Lo digo porque hay ex coreutas del Estudio que prestigian al país en el extranjero en diferentes roles del arte. Porque además de los conciertos participamos en óperas y ballets junto a las más importantes artistas. Creo que nuestros conciertos son siempre memorables y que, por suerte, contamos con un público joven, en general estudiantes de música, muy capacitado y entusiasta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.