James Brown. Vuelve el padrino del soul