Entrelíneas. Nélida Lobato, una vedette como ya no hay