Visita de Corinne Soum, discípula de Etienne Decroux. No sólo máscara blanca