Nuevos tiempos para la lírica. Nace una asociación federal ante las demandas del sector

Los cantantes líricos se reúnen cada fin de semana en las escalinatas de la Facultad de Derecho para compartir su repertorio con el público
Los cantantes líricos se reúnen cada fin de semana en las escalinatas de la Facultad de Derecho para compartir su repertorio con el público
Cecilia Martínez
(0)
6 de noviembre de 2020  • 20:05

La "Oda a la alegría" de Beethoven, el "Aleluya" de Händel, la "Canción a la bandera" de Héctor Panizza o "Va pensiero" de Verdi suenan desde hace varias semanas en las mejores voces líricas del país en el majestuoso escenario a cielo abierto de las escalinatas de la Facultad de Derecho. Las salas cerradas por la pandemia han llevado a artistas del género de la talla de Daniela Tabernig, Alejandra Malvino, Pablo Pollitzer o Leonardo Estévez a protagonizar de forma espontánea actuaciones en espacios públicos para poder canalizar la necesidad y la urgencia de cantar.

La iniciativa nace a la vez con el objetivo de visibilizar la inestable situación laboral en que se encuentra el sector, que ha decidido unirse en una nueva agrupación: Cantantes Líricos Asociados de la República Argentina (CLARA).

Con el aval de la Universidad Nacional de las Artes, la entidad realizó en cuarentena un primer relevamiento de cantantes de la lírica en todo el país sumado a 750 artistas, entre ellos referentes como Jaquelina Livieri, Marina Silva, Fabiola Masino, Duilio Smiriglia, Gabriel Vacas, Carlos Vieu, Ezequiel Fautario y Matías Chapiro. Un 70 por ciento corresponde a la Capital y Provincia de Buenos Aires, seguidos de un porcentaje menor en Córdoba y Santa Fe, y el resto del país. Se espera que esta cifra se incremente de forma considerable en una futura instancia.

Junto al principal reclamo de alternativas para subsistir en estos tiempos, el colectivo menciona la falta de espacios donde poder actuar y la precariedad contractual. En estos meses no han obtenido respuestas ante cancelaciones ni beneficios por los derechos de imágenes difundidas de sus actuaciones y funciones filmadas anteriormente.

La mezzosoprano Alejandra Malvino, distinguida cantante de la escena musical nacional e internacional y docente de la cátedra de Canto en el Instituto del Colón, encabeza la directiva del nuevo colectivo. En diálogo con LA NACIÓN, explica que lo que comenzó como un pequeño grupo de whatsapp entre colegas autoconvocados derivó en la urgente necesidad de dar cuerpo a una agrupación para hacer frente a las "dificultades, carencias y desprotección" de estos trabajadores, muchos de los cuales trabajan "desde hace muchísimos años" con contratos eventuales. En un buen porcentaje, son músicos independientes de proyección internacional que suelen trabajar para el Colón o el Teatro Argentino.

"Buscamos la unión para darle a este arte el lugar que se merece. Son acciones sin un tono de protesta sino de visibilización de una realidad. Nuestra profesión no se hace de un día para el otro. Los cantantes líricos -como ocurre en Europa- estamos en una lucha para poder generar ingresos con lo que sabemos hacer. Apelamos a la atención de las autoridades y a la agilidad en los permisos, ya que los subsidios no alcanzan para seguir adelante", explica Malvino.

Como medida inmediata, en tanto el levantamiento de ciertas restricciones lo ha ido permitiendo, los cantantes han iniciado actuaciones abiertas bajo el título de Líricos a la gorra, los domingos a las 17 horas frente a la Facultad de Derecho -este fin de semana la cita será el sábado. "La gorra es el símbolo de una manera genuina de poder generar un dinero para poder vivir, aunque lo más importante es la comunicación con el público a través de un medio tan maravilloso como es la voz humana", señala la presidenta.

Los artistas están realizando actuaciones que "cumplen con los protocolos sanitarios vigentes" y que, como en el caso de la Facultad de Derecho, se están convirtiendo en un "clásico" para un público fiel que los sigue por las redes sociales (@liricosautoconvocadosargentina) y que acude incluso con sillas para disfrutar de un espectáculo que transita por las obras más famosas de la ópera, opereta, zarzuela, canzonettas y tangos.

Para la gran mayoría, actuar a la gorra es una novedad que ejerce de emotiva vía de escape y encuentro con el público aunque sea una modalidad que no habían experimentado. Tal es el caso de la destacada soprano Daniela Tabernig. "La emoción fue muy grande no solo porque hacía muchos meses que no nos veíamos sino porque a medida que el público se fue acercando, recibimos una enorme demostración de cariño y gratitud, cosa que extrañábamos mucho", señala.

Los cantantes líricos se reúnen cada fin de semana en las escalinatas de la Facultad de Derecho para compartir su repertorio con el público
Los cantantes líricos se reúnen cada fin de semana en las escalinatas de la Facultad de Derecho para compartir su repertorio con el público

El cantante Leonardo Estévez, por su parte, incide en que la cultura no debe interrumpirse. "Vemos muy complicado a corto plazo que se pueda hacer algo con nosotros. Por eso necesitamos visualizar que en el país somos muchos más de los que se piensa. Es una visualización federal que supondrá una movida artística y cultural muy grande. Debemos solucionar problemas que tienen el tiempo que tiene la profesión en el país", opina.

En las escalinatas de la Facultad, el grupo -de momento compuesto por unos 25 intérpretes- canta cada fin de semana sin micrófono, con pequeñas introducciones sobre las canciones y con un repertorio que incluye también piezas de otros géneros. Entre ellas, entonan, a veces al sol, "Como la cigarra", de María Elena Walsh.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.