Opinión. Offenbach: hacia una humanidad más clara