Palabras

(0)
29 de mayo de 2009  

La búsqueda de amor es una necesidad ineludible que está en lo más profundo de la existencia humana. No importa lo fuerte o capaz que sea un individuo, solo no puede sobrevivir. La interdependencia es una ley fundamental de la naturaleza. No sólo las formas más evolucionadas de la vida, sino también los insectos más pequeños son seres sociales que sobreviven gracias a la mutua cooperación. El nivel más sutil de los fenómenos materiales también está gobernado por la interdependencia. Desde el planeta que habitamos, los océanos, las nubes, los bosques y las flores que nos rodean surgen en dependencia de sutiles patrones de energía. Sin su propia interacción, se disuelven y caen. Debido a que la existencia humana depende de la ayuda de los otros, necesitamos un genuino sentido de responsabilidad y un sincero interés por el bienestar de los demás.

Los seres humanos no somos objetos hechos por máquinas; si simplemente fuéramos entidades mecánicas las máquinas podrían aliviar todos nuestros sufrimientos y satisfacer nuestras necesidades. Para descubrir lo que en realidad necesitamos deberíamos considerar nuestros orígenes. Por lo general, la concepción se concretó no sólo en el contexto del deseo sexual, sino a causa de la decisión de los padres de tener un hijo. Una decisión fundada en la responsabilidad y el altruismo, en el compromiso compasivo de los padres de cuidar a su niño hasta que sea capaz de hacerlo por sí mismo. Por eso, desde el primer momento, el amor está directamente vinculado con nuestra creación. Más aún, somos totalmente dependientes de los cuidados maternales desde los estadios más tempranos de crecimiento. Incluso, de acuerdo con algunos científicos, el estado mental de una mujer embarazada, ya sea calmo o agitado, afecta directamente al niño por nacer.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.