Pampita Ardohain, una inesperada maniática del orden