Para memoriosos

Norberto Firpo
(0)
11 de mayo de 2003  

La letra ñ (eñe) es propiedad exclusiva del idioma castellano y constituye un hito en el desarrollo de las lenguas romances, en la Edad Media. En el español antiguo, el sonido ñ se representaba con la doble n (nn), por lo que en el siglo V, por ejemplo, España se escribía Espanna. Se llaman lenguas romances a todas las que derivan del latín. También los idiomas francés e italiano tienen ese origen, pero en ellos la ñ castellana se expresa mediante la combinación gn, como en el apellido D´Artagnan (protagonista de la novela Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas padre) y como en el sustantivo gnocchi, que designa a una pasta alimenticia. Su equivalente, el vocablo ñoqui, fue incorporado al Diccionario de la Real Academia Española en 1992.

La edición más reciente de ese Diccionario (2001) muestra que la inicial ñ se aplica a tan sólo 79 palabras, y que aún así supera a la w (doble ve o uve doble), con 21, y a la x (equis), con 43. En castellano no hay palabra que termine con ñ, dice Alejandra M. Ayuso en Dificultades del idioma (Ediciones Síntesis, Buenos Aires, 1991), pero sí con w y con x, como bungalow y réflex, extranjerismos que "por habitualidad de uso" tolera la Real Academia. Los pocos nombres propios con inicial Ñ mencionan lugares o accidentes geográficos, como Ñorquín, departamento de la provincia de Neuquén, o Ñacunday, río paraguayo, y generalmente provienen del quechua o del guaraní. De esas lenguas proceden unos cuantos adjetivos y sustantivos comunes, como ñandutí, nombre de un encaje blanco, artesanal, que imita el tejido de la telaraña; ñapa, que significa yapa, y ñandú, avestruz sudamericano. Curiosamente, sólo una palabra que empieza con ñ, de cuatro letras, procede del latín y define coloquialmente a la persona apocada y de corto ingenio. ¿Cuál es ese vocablo?

Oficialmente admitidas en el idioma castellano son, también, las palabras ñu y ñiquiñaque. ¿Qué significan? Las respuestas, abajo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.