Para memoriosos

Norberto Firpo
(0)
25 de mayo de 2003  

Los nueve hombres de la Primera Junta tenían, en mayo de 1810, una edad promedio de 43,7 años. El mayor era el vocal Miguel de Azcuénaga (56), coronel al mando del Batallón de Voluntarios de Infantería, seguido cronológicamente por el presidente del cuerpo, Cornelio Saavedra (49), administrador de los depósitos de trigo antes de presidir el Regimiento de Patricios. Ambos lucharon contra los invasores ingleses en 1806 y 1807. Los secretarios Mariano Moreno y Juan José Paso eran abogados, tanto como los vocales Manuel Belgrano y Juan José Castelli. Moreno había contrariado la voluntad familiar, cuya influencia para que fuese sacerdote resultó vana. Paso, hijo de panaderos, ejerció la cátedra de filosofía en el Colegio de San Carlos y fue uno de los primeros pobladores de San José de Flores, hoy un barrio porteño.

Los otros vocales eran el cura Manuel Alberti (en 1808, párroco de Maldonado, en la Banda Oriental, y luego de la iglesia de San Benito de Palermo), Juan Larrea y Domingo Matheu. Como Moreno, Alberti murió meses después de la Revolución, en 1811. Belgrano había cursado estudios en las universidades de Salamanca y Valladolid, y a principios de 1810 renunció al cargo de secretario perpetuo del Real Consulado en Buenos Aires para sumarse a las filas patriotas. Castelli, su primo, hijo de un médico veneciano, había dejado trunca su carrera eclesiástica para estudiar Derecho en la Universidad de Charcas. Larrea y Matheu eran comerciantes españoles, catalanes los dos. El primero creó la primera escuadra naval, en 1814, puesta al mando del almirante Guillermo Brown. Matheu prestó valiosa ayuda económica a la causa emancipadora y a las expediciones que llevaron el aliento de libertad al Paraguay y al Alto Perú. Fuera de Larrea y Matheu, sólo uno de los otros miembros de la Primera Junta no era porteño. ¿De quién se trata? ¿Quién era el más joven integrante del cuerpo? Las respuestas, abajo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.