Parto humanizado y parto domiciliario: cuáles son las diferencias

Zaira Nara tuvo a su hijo Viggo en el sur y antes había anunciado que sería con un parto humanizado
Zaira Nara tuvo a su hijo Viggo en el sur y antes había anunciado que sería con un parto humanizado Crédito: Instagram
(0)
10 de febrero de 2020  • 18:16

Antes del nacimiento de su segundo hijo, Viggo Silvestre Barón, Zaira Nara contó en la tapa de la revista Gente que iba a tener un parto humanizado sin dar más detalles sobre lo que implica en concreto.

Las redes estallaron en comentarios criticando el supuesto esnobismo y gran riesgo de tener un parto domiciliario. Dieron por descontado que parto humanizado implicaba necesariamente parir en la casa. Paula Chávez, amiga íntima de la modelo, salió enseguida al cruce de los comentarios y aclaró que el parto humanizado se hace en los hospitales, que es una ley que defiende a las embarazadas, los recién nacidos y los familiares.

La ley 25.929 es la que sanciona el parto humanizado desde 2004. Fue reglamentada en 2015 y defiende los derechos de las madres, los recién nacidos y sus familias al momento del trabajo de parto, parto y posparto.

La cuestión fue una diferencia de interpretación. Lo que hay que saber, entonces, es qué implica el término parto humanizado. "Un parto humanizado es que la mujer embarazada, su hijo/a y sus familiares sean tratados bien. Que se respeten los requerimientos de la embarazada y se acceda a ellos siempre que no impliquen algún riesgo de salud. Por ejemplo, evitar colocar suero, epidural, episiotomía y la libre posición durante el parto. No se trata de ninguna manera un parto domiciliario que son de altísimo riesgo y una irresponsabilidad", explica el médico ginecólogo Humberto Velázquez, Jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Británico y Titular de la Cátedra de Obstetricia de la Facultad de Ciencias Médicas de la UCA.

"Un parto respetado es que la embarazada no tenga miedo de gritar de dolor porque la enfermera se enoja, que se le permita no separarse del bebé y limpiarlo con paños, que no sea vacunado enseguida. Es una cuestión que tiene que ver con el trato humano. No requiere ni de recursos económicos ni de infraestructura, sino de humanidad de quienes ayudan en el parto", continúa el especialista.

Lo que confunde es el nombre porque todos los partos son humanizados desde el momentos que son humanas las que paren. Lo que se perdió y se intenta recuperar es tratar bien al otro y más todavía en momentos difíciles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.