People’s Choice Awards: lo mejor y lo peor de la ceremonia