A pedido de un magnate ruso, Natalia Oreiro fue Evita