Catherine Fulop, orgullosa de su cuerpo