Colecho de a cuatro: la China Suárez y su concurrida siesta de domingo